Esta película del 2008 producida por David Heyman y dirigida por John Boyne,  cuenta una vez más la trágica historia del Holocausto desde la mirada de dos niños. Aunque ya muchos la han visto y puede que otros no, creo que es necesario entender y rememorar algunas películas que más allá de que  ganen premios o no; también nos sirvan para pensar más allá del ámbito cinematográfico, y que nos inviten a repensar y reflexionar sobre nuestros contextos  y relaciones con el pasado y el presente.   

El campo de concentración al que aluden en esta película es Auschwitz,  y es donde Bruno el hijo de un comandante del régimen nazi conoce a Shmuel el niño judío a  quien se encuentra,  mientras Bruno  jugaba y explorada  los alrededores de su nueva casa, y  que  al ver el campo de concentración se imagina que era  una granja. Es en la escena donde  Shmuel con la cabeza agachada conoce a Bruno y  a partir de allí comparten juegos, comida y  es precisamente  donde surge  su amistad.

De nuevo considero importante,  entender esta película desde  la mirada de los niños,  que pareciera quedarse en la inocencia de la Guerra, pero va más allá, es decir, más allá de lo que se entiende por  violencia, sea  militar o física, pues  se convierte en tipo de violencia de carácter  ideológico  que justifica  a la violencia misma como un fin. Y en ese sentido, se convierte en una rechazo a la diferencia, ya sea a  la diferencia religiosa, cultural y demás, que  ha causado tanto daño a lo largo de la historia humana, puesto que   ha sido el temor a la diferencia,  a lo extraño,  lo que ha generado  rechazo y ha llevado a confundir  al otro como un enemigo.

No muy lejos de lo que sucede actualmente en Colombia, donde muchos y muchas aun dominados por esa idea religiosa y absurda que concibe solo una manera de ser y pensar, donde las otras maneras, otras subjetividades se consideran enemigas. Por eso es necesario, volver al pasado para pensar el presente, repensarse como un  individuo que comparte historias con otras naciones y culturas. Y comenzar a  desprenderse de la historia  unilineal, para también  aprender que existen otras historias e historicidades que en este caso, deberían entenderse primero desde la inocencia y curiosidad que nos enseña la película, es decir desde la imparcialidad.

Por  último   y no menos importante,  espero que esta reflexión también sea un espacio para conmemorar el aniversario de los numerosos desastres en la historia judía que se lleva a cabo hoy 14 de Agosto, (Tishav B´av) que significa  el día  en el cual se conmemora la destrucción del antiguo templo de Jerusalém. 

Vistas: 23

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Cinejuntos - Películas | Trailers | Blogs | Cartelera para agregar comentarios!

Únete a Cinejuntos - Películas | Trailers | Blogs | Cartelera

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

© 2017   Creada por Fernando.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio